La característica fundamental de la diabetes es la hiperglicemia (aumento de la glicemia o azúcar en sangre) y que se puede deber a defectos, ya sea en: la producción de insulina (hormona que regula el azúcar en sangre y la transporta a la célula) por parte del páncreas; o por la acción de la insulina (que no es eficiente al transportar la glucosa a los diferentes órganos que la necesitan como el músculo, hígado, células etc.) producida por el páncreas o ambos defectos.

La diabetes es desafortunadamente una condición crónica incurable e irreversible que puede progresar en un proceso degenerativo que conlleva a complicaciones crónicas que pueden ser microvasculares a nivel del riñón, visión o nervios o macrovasculares como enfermedades del corazón, cerebrovascular y vasculares periféricas, si no se cumplen con los parámetros de cuidado especialmente con la alimentación y la actividad física; y que pueden afectar la calidad de vida no sólo de quien la padece sino a su entorno familiar y social.

WhatsApp chat